Para la tranquilidad de mamis y papis os adelantamos que esto es un mito. Los piojos no se transmiten entre peques y  mascotas en casa. La pediculosis como tal que conocemos  es una enfermedad exclusivamente asociada al ser humano. Por tanto podéis dejar que vuestros peques jueguen y acaricien a los peludos sin miedo a que haya una transmisión o contagio.

No es cierto que desparasitar a los animales reduzca el riesgo de piojos y mucho menos cortarles el pelo al cero. Afirmaciones como estas son muy habituales en la creencia popular y son totalmente erróneas  La variedad de piojos que puede habitar en los animales son especies de muy diversa índole y lo más llamativo es que cada una es exclusiva de un tipo de huésped. Por tanto reiteramos un piojos que habita en un animal no puede nunca hacerlo en una cabecita humana.

¿Qué debemos saber al respecto  si sospechamos que nuestros peludos tiene piojos?

En primer lugar, los tratamientos que utilizamos para la eliminación de la pediculosis humana no sirven para tratar a un animal. No podemos por tanto aplicar lociones ni champús en la piel de una mascota porque esto puede causar lesiones e irritaciones muy severas. Lo primero que hay que hacer es acudir al especialista, es decir, un veterinario.

Las liendres en los animales son visibles más fácilmente por lo que en un simple cepillado podrás detectarlas. Lo que no quiere decir que sea al mismo momento en que haya un contagio de pediculosis en el hogar.

Ahora que ya conocemos la información veraz podemos estar tranquilos si nuestros hijos tienen piojos ¡Por lo menos las mascotas estarán libres de estos molestos bichos!

Recuerda que la pediculosis debe ser tratada por un centro experto que te ofrezca todas las garantías con resultados eficaces en la primera visita. Piojitos No cuenta con los profesionales más cualificados y te ofrecemos diagnóstico gratuito.